1887. Reina del Santísimo Rosario de Agua Santa, Ecuador

a63.virgen de agua santa

En 1887 llegó como cura párroco el sacerdote belga Tomás Halflants a la ciudad de Baños, donde asumió también las funciones de alcalde.

La historia informa que una noche el sacristán de la iglesia de Baños vio a una pequeña estatua de la Virgen agitarse en el aire, acompañada por dos bellos jóvenes, bajando los pies a un manantial que brotaba de la montaña. Como el acontecimiento se repitió varias veces, el párroco y los fieles se reunieron en la capillita para pedir a la Virgen que les manifestara sus intenciones.
La noche siguiente, la Virgen apareció al sacerdote, pidiéndole la construcción de una capilla, junto al manantial, prometiendo la curación de los leprosos que se bañaran en las aguas.
La obra fue ejecutada, y cuando se iba a trasladar la imagen al nuevo templo, el párroco y los fieles encontraron que ésta había desaparecida.
Tiempo después llegó a la plaza del pueblo una mula cargada con un cajón. Nadie sabía de donde había llegado, ni para quien era la carga.
El cajón fue entregado al párroco que decidió abrirlo en presencia de varios testigos. Estupefactos descubrieron adentro del cajón una estatua de la Virgen, que es la que hoy se venera en el santuario de Baños.
Desde aquel momento comenzó la fama de “Nuestra Señora del Rosario de Agua Santa de Baños”.

Judaísmo- Mesiánico.
En el año 1892 Ignatz Lichtenstein renuncia como rabino, “para la conversión al cristianismo”. Él y algunos judíos constataron que hace casi 2000 años no había ningún profeta. Sus correligionarios estaban dispersas por todo el mundo desde la destrucción de Jerusalén por los romanos. Llegaron a la conclusión de que Jesús realmente era el “Mesías”. Desde entonces este movimiento se está expandiendo por todo el mundo.