1909. Nuestra Señora de Los Bosques, Francia

a38.NSdelosBosquesJean-Eduard Lamy, luego de tres años y medio de servicio militar, pasó a ser oblato regular de San Francisco de Sales en Troyes y comienza con dificultad los estudios de teología, siendo al mismo tiempo responsable de un patronato. Recibe niños y jóvenes obreros para darles una base cristiana. El 12 de diciembre de 1886 es ordenado sacerdote.

El padre Lamy iba en peregrinación a Nuestra Dama de Gray. El 9 de septiembre de 1909, mientras celebraba la misa, la Santa Virgen se le apareció.

Ella descendió muy despacio, rodeada de gloria, y sonriendo. Se quedó durante gran parte de la misa y le habló de muchas cosas, entre las cuales anunciaba la guerra de 1914. Después de eso, el padre Lamy les pedía constantemente a sus feligreses, rezar para evitar la guerra.

Ella le decía que deseaba una congregación nueva y fundar la peregrinación de “Nuestra Señora de los Bosques”.

Para fundar la peregrinación, María le mostró el bosque y la casa donde quería establecer la peregrinación. Era el bosque Bois-Guyotte, donde se encontraba una humilde casa. El padre reconoció de inmediato al lugar, porque había estado en él cuando era niño. Pero él no era dueño del terreno, ni estaba la estatua de la Virgen. En 1911 vio por primera vez, en Paris, la estatua en el escaparate de una tienda. Allí pasó de nuevo un fenómeno extraordinario. Cuando la vendedora colocó la estatua sobre el mostrador, esta se hizo luminosa, lo que también vio la vendedora. No teniendo el dinero suficiente, decidió volver un mes después para pagarla.

Hicieron falta todavía dos años, antes de que él pudiera, mediante colectas, adquirir al terreno con la “barraca”. El 20 de abril de 1914, por fin, pudo inaugurar el modesto santuario, que fue visitado por muchedumbres durante la guerra de 1914-1918.