1925. Beata Alexandrina María da Costa

a41.alejandrian maria da costa

A los doce años, Alexandrina cayó enferma de una grave infección. Superó este episodio, pero su cuerpo quedó marcado por la enfermedad.

El Sábado Santo, cuando tenía 14 años de edad, sucedió un hecho decisivo para su vida. Ella, su hermana y una amiga estaban ocupadas en sus tareas de costura, cuando tres hombres forzaron las puertas y entraron en su habitación. Alexandrina saltó por la ventana para proteger su pureza amenazada. La ventana estaba a cuatro metros del suelo. Su caída le provocó una parálisis progresiva, la que la postró en la cama desde el 14 de abril de 1925.

Hasta 1928 Alexandrina no dejó de rezar para obtener la gracia de la curación, prometiendo que se haría misionera si se curaba. Fue entonces, cuando comenzaron los fenómenos místicos. Crecía en ella cada vez más el amor al sufrimiento, a medida que la vocación de víctima se hacía sentir de forma más clara. En esos momentos tuvo muchas apariciones y recibió revelaciones de Jesucristo y de la Virgen María.

En 1936 pide al Papa Pio XI la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María, acto realizado por el Papa Pio XII el 30 de octubre de 1942.

Desde el viernes 3 de octubre de 1938 hasta el 24 de marzo de 1942,(en 182 ocasiones) vivió todos los viernes los sufrimientos de la Pasión de Cristo. Alexandrina superaba su estado habitual de parálisis, bajaba de su lecho y con movimientos y gestos acompañados de dolores angustiosos, reproducía los diversos momentos del Vía Crucis durante tres horas y media.

Desde el 27 de marzo de 1942 hasta su muerte, su único alimento fue la comunión diaria.