1933. Virgen de los Pobres, Banneux, Francia

a45.VdeBanneux

Doce días después que la Virgen se despidió en Beauraing con un “Adieu”, ella apareció en el cercano pueblo Banneux, a Mariette de 11 años. Aparece como una bella Joven de unos 19 años, descalza, con una rosa dorada en sus pies y un rosario en sus manos con una cruz, también dorada. Ella pide que la niña salga de la casa, pero, ya de noche, la madre no lo permitió.

Tres días después, la niña sale al lugar donde apareció la Virgen a rezar el rosario. De pronto la Virgen aparece, pequeñita, por encima del bosque y se fue agrandando de a poco. Un brillo deslumbrante emana de ella. La niña contempla a la sonriente Dama que mueve suavemente los labios, como si estuviera rezando. Mariette, como guiada por alguien, se aleja. Su padre le grita: “¿Adónde vas?” La hija le contestó: ”Ella me está llamando”. Finalmente termina arrodillada en la orilla de un manantial, mientras la Virgen le pide que ponga sus manos en el agua.

“Esta fuente me está reservada” dice la Virgen y con un “Hasta pronto, buenas noches,” desaparece.
El 19 aparece de nuevo y la niña le pregunta:
¿“Quién es Usted, mi bella Dama”?
Ella responde: “Yo soy la Virgen de los Pobres.”

En el manantial Mariette pregunta:
“Bella Dama, ayer Usted dijo que este manantial es reservado. ¿Es reservado para mí?” La Virgen sonríe y le contesta:
“Es para todas las naciones, para los enfermos. Pediré por ti, hasta pronto”.

El 20 de enero la Virgen aparece de nuevo en el patio y la niña pregunta:
¿” Que desea Usted, bella Dama?” Ella contesta:
“Desearía una capillita”, bendijo a la vidente y desapareció.

El 11 febrero, Mariette está arrodillada en el manantial y cuando introduce sus manos en el agua, María aparece y le dice:
”Vengo a aliviar al dolor, hasta pronto” y desaparece.

El 15 de febrero deja el siguiente mensaje:
“Creed en mí, yo creeré en vosotros, rezad mucho, hasta pronto”.

El 20 de febrero aparece de nuevo en el manantial y dice:
“Querida niña, rezad mucho” y con voz grave se despide con un “Hasta pronto.”

El 2 de marzo llueve torrencialmente. Después del segundo rosario, de repente, el cielo se despejó y se vieron las estrellas.

La Virgen aparece más hermosa y sublime que antes, pero no sonrió y dijo: “Yo soy la Madre del Salvador, Madre de Dios, rezad mucho, Adios” Desapareció, las nubes se cerraron y la tormenta siguió. Casi inmediatamente después de las apariciones ocurrieron muchas curas milagrosas.

1935: Guerra de Abisinia. En octubre Italia invade Etiopía y anexiona Abisinia.
1936-1939, Guerra Civil Española. Republicanos contra Nacionalistas (Franco)
1937-1945 Guerra Chino Japonesa.