1813. Nuestra Señora de Los Dolores de Lichen

santuario de lichen

En los tiempos de la “Guerra de las Naciones”,1813, los polacos lucharon bajo el mando de Napoleón. Tomasz Klossowsky recibió heridas de gravedad. Frente a la muerte comenzó una ferviente invocación a la Virgen, rogándole que no lo dejara morir en tierra extranjera. La Virgen se le reveló en una luz sobre el campo de batalla, consoló al soldado y le dijo que se recuperaría y volvería a su hogar. También le confidenció que encontraría una imagen de ella y debía exponerla en público en su patria. Curado, el soldado regresó a su país. 

Año tras año visitó varios santuarios en la búsqueda de la imagen milagrosa de la Virgen. En 1836, finalmente la encuentra en Lgota, al regresar de una peregrinación a Czestochowa. La colocó en su casa y posteriormente en un pino de un bosque cercano.

En 1850 la Virgen se reveló al pastor Mikolaj Sikatka que estaba pastando al ganado cerca de la imagen del bosque. Se le apareció la Virgen que en su mensaje llamó a la gente a la conversión, a romper con la codicia, el libertinaje, y rezar el rosario. Por último pidió también que su imagen, colgada en un árbol, se trasladara a un lugar más adecuado. Ella prometió que los que sinceramente oraran ante su imagen, escaparían de la muerte durante la peste, que iba a ser el castigo por la falta de conversión de los pecadores.

Mikolaj, un pobre pastor, comenzó a exponer el mensaje, pero fue encarcelado por las autoridades rusas. Al principio la gente no le creían, pero dos años más tarde, cuando, de acuerdo a la profecía de la Virgen, la epidemia del cólera llegó a la población, se acordaron de la advertencia de Mikolaj. La gente acudió a arrodillarse ante la imagen y los que oraron fueron liberados de la muerte.