1940. Virgen de la Revelación, Italia

a48.virgen de la revelacion

El Italiano Bruno Cornacchiola, casado con una mujer católica con la que tenía tres hijos, era comunista y anticlerical. Cuando fue a combatir en la guerra civil española, un protestante alemán le inculcó un gran odio hacia el Papa y a la iglesia católica. Fue tanto así que compró un puñal en Toledo, en el cual grabó la frase: “Muerte al Papa”. Cuando regresó de la guerra, convertido en un feroz anticatólico, cogió en su casa todos los rosarios, catecismos, imágenes religiosas, un crucifijo y la sotana que se le había roto a un sacerdote cuando era chofer de buses. Entra en la secta de los adventistas y es tan activo que convierte a otras 135 personas. El 12 de abril de 1947, mientras sus hijos jugaban a la pelota, uno cayó a una de las cuevas cercanas. Le pidieron a su padre que les ayudara a encontrarlo. Cuando él entró en una de las cuevas, encontró a su hijo Carlos de rodillas, en éxtasis, como petrificado.

“Hermosa señora, hermosa señora”, rezaba el hijo. Cuando entraron los otros hijos, también se arrodillaron. En un momento, la gruta como que desapareció, y vieron una mujer bellísima. En su mano derecha sostenía un libro y con la izquierda indicaba a la sotana y la cruz rota en el suelo. Con una voz suavísima dijo a Bruno:
“Yo soy la que estoy en la Trinidad divina. Soy la Virgen de la Revelación. Tú me persigues: ¡Ya basta! Entra en el redil santo”.

Recomendó rezar el rosario diariamente por la conversión de los pecadores, de los incrédulos y por la unión de los cristianos.

Bruno colocó un letrero en la gruta: “Yo era colaborador del mal, enemigo de la Iglesia y de la Santísima Virgen, el 12 de abril 1947, en este lugar, se nos apareció a mí y a mis hijos la Santísima Virgen de le Revelación.”

El 12 de abril de 1980, en la gruta, con la concurrencia de unas 30 000 personas, se celebró misa. En el momento de la consagración ocurrió el milagro del sol. El sol podía mirarse sin molestia, girando vertiginosamente sobre sí mismo, irradiando diversos colores. El sol apareció como una gran hostia blanca y en el centro se veían las letras JHS para indicar la presencia de Jesús. Este prodigio se repitió el 12 de abril de 1982.

1939-1940 Guerra Ruso Finlandesa.

1939-1945 Segunda Guerra Mundial. Más de 35 000 000 de muertos.