1945. Madre de los Dolores de Chandavilla, España

a51.virgen de chandavilla

El 27 de mayo de 1945, la niña Marcelina Barroso Expósito, en compañía de su prima Agustina Gonzalez, ambas de La Codosera, iban al caserío del “Marco” a cumplir un encargo de su madre. Habían recorrido unos tres kilómetros, cuando, al cruzar el lugar denominado Chandavilla, vieron un extraño bulto oscuro sobre un castaño. No le hicieron caso. Pero a la vuelta Marcelina venía pensando si persistiría aún el extraño objeto.

Sí, estaba allí y se acercaron a verlo. Grande fue su asombro al distinguir claramente, envuelta en rayos luminosos, a la Santísima “Virgen de los Dolores”, elevada hacia la mitad del tronco del castaño, aureolada de luceros brillantes, con manto negro, recamado de estrellas, manos juntas y rostro bellísimo, en el cual se reflejaba mucha tristeza. Después la visión desapareció. Al llegar a la casa Marcelina contó a su madre lo ocurrido.

El 4 de junio, la Virgen se le presenta de nuevo a Marcelina en Chandavilla. La Virgen le dice que vuelva en la tarde, porque tendrá que hacer un sacrificio en presencia de todos los concurrentes.
Ella obedeció, y ante más de un millar de personas, efectuó una marcha extática, que llamó poderosamente la atención.

Estando la niña a unos 60 metros del castaño, pronto se le manifestó, en el azul del cielo, “Nuestra Señora de los Dolores”, que, poco a poco, fue descendiendo, hasta colocarse delante del árbol, tal como la vio la primera vez.

La Señora invitó a la niña que anduviera de rodillas hasta donde ella estaba, y la animó, diciendo: “No temas, no te pasará nada. Yo iré poniendo delante de ti una alfombra de juncos y yerbas para que no te hagas daño”.

La niña comenzó a andar de rodillas entre las dos filas que le abrían los espectadores. Su madre se desmayó. Ella permaneció unos diez minutos arrodillada junto al árbol. De pronto ve que se entreabre el follaje del castaño y aparece detrás de él, adornada de lámparas preciosas, una hermosa iglesia.

En el altar se halla la Virgen María, que le indica que se moje los dedos en la pila del agua bendita y se santigüe. Este gesto lo contemplan todos los circunstantes. Después la aparición baja del retablo y le pregunta si quiere irse con ella. Al contestarle: ”Sí, Señora, ahora mismo”, la Santísima Virgen sonríe, la abraza y la besa en la frente y le pide de que en el mismo lugar se levante, en su honor, una capilla.

Al volver del éxtasis, Marcelina fue a hablar con sus amigas, como si nada hubiera ocurrido. Sus rodillas no tenían ningún rasguño, pese a que muchos jóvenes intentaron caminar arrodillados, como ella. Pero tuvieron que desistir de su empeño por los cortes y heridas recibidas.

El 2 de agosto de 1975 Marcelina ingresó como religiosa en la congregación de las ”Hermanitas de la Cruz” en Sevilla.

Aparición de la misma “Señora de los Dolores” a Safra Brígida Blanco, de 17 años de edad, amiga de Marcelina:
El 30 de mayo 1946, a las 3 de la tarde (a la misma hora de la aparición de la Virgen a Marcelina), Safra determinó ir con sus amigas a Chandavilla.
Al llegar, le pareció ver, entre las nubes, algo que simulaba una capilla y muy clara la forma exacta de una cruz.
Al día siguiente fue a la misma hora a dicho lugar, donde se encontraron reunidas muchas personas. Se sentó frente al castaño de las apariciones y vio salir de entre las nubes un objeto oscuro que se fue acercando y apareció la imagen de la Virgen. A causa de la fuerte impresión, Safra se desmayó. Al volver en sí, decidió volver a casa con sus amigas.

El 17 de junio, sentada en uno de los troncos de los castaños, vuelve a ver la aparición de forma idéntica a la vez anterior. Entra en éxtasis y comienza a andar de rodillas por el regato. La Virgen le pide que se levante. Entonces sigue caminando hasta el conocido castaño. A llegar allí se arrodilla y entabla una conversación con María, que pide la construcción de una ermita.

En una de sus visitas a Villar del Rey, cuando estaban realizando el Vía Crucis, Safra, en la 11° estación entró en éxtasis delante de un cuadro de la Santísima Trinidad y vio el Calvario de Jesucristo y su crucifixión, sintiendo un dolor muy fuerte en las palmas de las manos.

A raíz de este hecho, le salen primero unas llagas en las manos, con incisión en el centro, en forma de clavo. Después, otra llaga en el costado, que chorreaba sangre, produciéndole un dolor insoportable y al final, las llagas de los pies. Las llagas de las manos y de los pies fueron agrandándose y terminaron por pasar de lado a lado, apareciéndole la incisión por el dorso. La sangre brotaba principalmente los viernes. Safra fue sometida a exámenes y curas médicas, sin que se consiguiera que las heridas se cerraran. También es digno de destacar el olor agradable y perfumado que despedían las heridas.

Safra trabajó en un hospital en Madrid, dedicándose a obras de caridad y, tras una penosa enfermedad, muere a los 80 años.

Años 1946-1954, Guerra de Indochina: Francia contra Nacionalistas Vietnamitas. Vietnam se liberó del domino francés, pero quedó dividido en dos, al Norte los comunistas y al Sur los republicanos. Año 1945, Fin de la Segunda Guerra Mundial. Inicio de la Guerra Fría (hasta 1991). Se producen continuas fricciones entre la Unión Soviética y los Países Occidentales. Momentos críticos y el peligro latente de una Tercera Guerra Mundial.

Año 1947, Estado Israelita: En 1947 los ingleses, que ocuparon Palestina, dividieron el país en dos partes, dejando una parte para el pueblo judío y la otra a los palestinos. En 1948 Ben Gurion declaró la independencia del Estado de Israel. Jerusalén quedó bajo el protectorado de las Naciones Unidas. Se inician constantes disputas y guerras con el nuevo Estado de los Judíos.

Años1947-1949: Primera Guerra Civil de Judíos contra Árabes- Palestinos.