1946. Mediadora de Todas las Gracias de Marienfried, Alemania

a52.Marienfried altarraum

El mensaje de Marienfried habla del fin de los tiempos. Representa en una dimensión grandiosa a la “Bestia” en oposición a la “Señora”.

Marienfried ha de ocupar un gran lugar en la historia de la salvación del mundo, porque representa el coronamiento de las grandes apariciones de María.

Mientras las súplicas, peticiones y advertencias enviadas a la humanidad por un misericordioso Dios, a través de Su Inmaculada Madre en La Salette y Fátima no fueron escuchadas, Él envió esa misma amorosa Madre una vez más para advertir al arrogante mundo, a Marienfried en 1946.

Habiendo prometido construir una capilla en honor de Nuestra Señora, si el pueblo de Pfaffenhofen era preservado de la destrucción durante la guerra, el pastor y varios feligreses fueron a un área cerca de Marienfried a elegir un sitio para la capilla. Fue allá, el 25 de abril, donde las apariciones empezaron.

Como en Fátima, un ángel se le apareció a una de las videntes, Bárbara Reuss, antes de las visitas de Nuestra Señora, presentándose como el  “Ángel de la Gran Mediadora de las Gracias”. Mientras el ángel rezaba, Nuestra Señora apareció inefablemente hermosa, en una deslumbrante visión de una luz muy pura y radiante. Mientras la Inmaculada Reina levantaba su mano, bendiciendo, ella se tornó transparente como el cristal. Bárbara fue cegada completamente por la brillantez y no pudo mirarla más.

En Marienfried, como en Fátima, la importancia del Rosario fue enfatizada y en la conclusión del Rosario se solicitó que debería hacerse una apelació a “Nuestra Santísima Madre” como ”Mediadora de Todas las Gracias”.

“El mundo tendrá que vaciar la copa de la ira hasta el final, debido a los incontables pecados. El demonio rabiará más violentamente que nunca y causará espantosa destrucción, porque él sabe que su tiempo es corto.

Después de esto, el diablo poseerá tal poder que aquellos que no estén firmemente establecidos en Mí, serán engañados. El diablo tiene poder sobre todas las personas que no confían en mi Corazón.

De ustedes depende que se acorten los días de tinieblas. Vuestra sangre y sacrificios destruirán la imagen de la Bestia”.