1953. Virgen de las Lágrimas, Italia

a60.VirgendelasLagrimasSiracusa

El 29 de agosto de 1953, en Siracusa, el humilde matrimonio del obrero Angelo Lannuso y su esposa Antonia, fue recipiente de un maravilloso regalo de la Virgen María. Antonia estaba embarazada y ese día empezó con espantosos dolores. Su cuñada y su tía, que estaban con ella, fueron apresuradamente a buscar a un médico y a su esposo. De repente ella se calmó, sufrió un ataque y quedó ciega. Un rato después recuperó la vista y contaba:

“Abrí los ojos y miré a la imagen de la Santísima Virgen, colgada sobre la cama matrimonial y vi, con gran sorpresa, que la imagen estaba llorando. Lo conté a mi cuñada y a mi tía. Ellas confirmaron que la Virgen realmente estaba llorando”. La Virgen lloró durante 4 días.

Un exhaustivo estudio de sacerdotes, médicos y científicos comprobó que las lágrimas eran humanas. Pedazos de algodón con que secaron las lágrimas fueron pedidos desde todas partes del mundo. Se produjeron varios milagros. Según Antonia, la Virgen lloró, porque el mundo ya no reza más, porque está guiado por el orgullo. Ya no se dirigen a Dios y confían solamente en los conocimientos humanos y en la ciencia.

Años 1954-1962, Guerra de Argelia. Independistas contra Francia