1966. Reina del Cielo de Porto San Stefano, Italia

reina del cielo de porto stefanoEnzo Alocci, campesino, padre de siete hijos, vivía en Porto di Stefano.

El 27 de marzo de 1966, la Madonna se le apareció en la “Gruta”, parecida a una monja descalza y le pide amablemente que le de algo de beber. Enzo dejó su trabajo y siguió a la mujer que iba delante de él hacia su cabaña. Llegando ahí, vio con asombro que la señora había desaparecido.

El 24 de abril de 1966, cuando Enzo estaba trabajando, se levantó un fuerte viento que le obligó a volver a casa. Al llegar, se le apareció una hermosa señora, vestida como una reina.. Con miedo, Enzo le preguntó: “¿Quién eres?”

La Señora sonrió y le dijo:
“Yo soy la Señora, la Reina del Cielo, nos volvemos a ver el 2 de junio”.
En esta fecha aparecen Nuestro Señor Jesús y la Virgen María a bendecir el agua potable. El agua olió maravillosamente durante todo el día.

El 31 de junio, a mediodía, el Arcángel Gabriel le trajo la Sagrada Eucaristía.

El 31 de julio, la Virgen apareció en la “Gruta” y le dio el siguiente mensaje:
“Si el mundo no mejora en seis o siete años, voy a enviar una advertencia. La tierra temblará, el sol girará con grandes explosiones, la luna va a estar de luto. Todo durará alrededor de media hora. En ese momento el cielo estará sin nubes. Este hecho insólito se verá en todas partes del país. El 11 de septiembre, en la “Gruta”, aparecieron Jesús y María, acompañados de 4 ángeles. Durante esta aparición, Enzo recibió los estigmas, los signos de las heridas de Jesús, en las manos, pies y en el costado.

El 24 de octubre de 1971, la Santa Virgen dice: ”Todos los misterios del rosario deberán ser orados, para la salvación de los pecadores. Jesús salvó a todos con su propia sangre.

Mensaje del 8 de noviembre de 1971:”Mis queridos hijos, no pido grandes sacrificios, solo arrepentimiento y oración para salvar a la humanidad”.

El 10 de noviembre, el Arcángel Gabriel dijo a Enzo que enviara el mensaje del 31 de julio al Santo Padre, Pablo VI y añade las siguientes palabras: “Tormentas fuertes, inundaciones y terremotos en aumento”.

El 4 de diciembre, Nuestra Señora habló con Enzo y, entre otras cosas, le dijo:
“La copa está llena hasta el borde, los sacerdotes deben ser más severos con los fieles, pues hoy día la casa de Dios no es respetada. No se asiste a misa con devoción”.

En otros mensajes, la Virgen se queja de la falta de oración, de la indecencia en los vestidos, de la falta de fe y la poca devoción a la Eucaristía.
Jesús le dijo a Enzo: ”El cáliz está lleno y el momento ha llegado para la justicia divina. Si el mundo no cambia, enviaré un violento fragor de truenos. Un carro de fuego atravesará todo el mundo .Durante los tres días de tinieblas, los perseguidores de la Iglesia serán aniquilados. El cielo y la tierra se acercarán. El mundo quedará cubierto de cadáveres y muchas naciones desaparecerán. Será una tribulación para todos. Habrá una espantosa oscuridad mundial, pero después habrá un mundo nuevo de almas buenas”.

El 8 de mayo del mismo año, la estatua de la Virgen, en la casa de Enzo, derramó lágrimas de sangre.

En octubre de 1973, Enzo fue recibido por el Santo Padre en Roma. Cuando un cardenal lo hizo pasar, el Papa extendió las manos y exclamó con beneplácito: “¡Enzo, estás aquí!”.

Luego Enzo visitó a Mamma Rosa en San Damiano y allí la Santísima Virgen dijo en presencia de sus confesores espirituales:
“Mamma Rosa y Enzo alégrense que pueden hablar entre ustedes, porque ambos reciben el mismo mensaje, con la diferencia de que Mamma Rosa no puede hablar públicamente por orden del obispo, mientras que Enzo, si puede.”

Años 1965-1966, Segunda Guerra Indo-Pakistaní.
Año 1967, Guerra de los Seis Días: 4 al 10 de junio. Israel contra Egipto, Jordania, Siria e Irak.