Año 1980. Virgen Dolorosa de El Escorial, España

015.Virgen Dolorosa EscorialLuz Amparo Cuevas, criada en la pobreza, en el sacrificio y en el duro trabajo, desde niña, sin saber rezar, ha invocado a la Virgen para su sanación. Es casada y tiene siete hijos. En el año 1977 fue a Lourdes, donde la Santísima Virgen la sanó del corazón.

El 23 de noviembre de 1980, durante la fiesta de “Cristo Rey”, Amparo queda estigmatizada.

El 14 de junio de 1981, domingo de la Santísima Trinidad, se produce la aparición de la Virgen a Luz Amparo sobre un fresno de “Prado Nuevo”.

Ella y varios de sus familiares habían terminado de almorzar. Mientras estaban en la fuente-pilón, es cuando Luz se siente atraída por una fuerza misteriosa hacia un fresno, situado a pocos metros.

Enseguida comienza a percibirse un intenso aroma a rosas e incienso, y observan con extrañeza una especie de nube iluminando la copa del árbol. Allí se para Luz Amparo, cae bruscamente de rodillas y se golpea contra una roca. En esa postura permanece rígida e inmóvil alrededor de media hora.

Durante ese espacio de tiempo, ve aparecer a la Santísima Virgen sobre la nube, cuya figura se va formando gradualmente hasta contemplarla con una belleza tan sublime que los pinceles son incapaces de plasmar. Unas lágrimas surcan su rostro que refleja pena.

“Soy la Virgen Dolorosa. Quiero que se construya en este lugar, (lo indica con su mano), una capilla en honor a mi nombre. Esta agua curará”. (se refiere a la que mana de la fuente que allí se encuentra). Terminada la aparición, un impresionante aroma queda en todo el ambiente.

La Virgen Dolorosa sigue apareciendo a Luz Amparo y le dice:
“El Santo Rosario es muy importante, porque puede parar una guerra, ganar una batalla, curar enfermedades, sanar almas. Es una plegaria tan hermosa, que a Dios le gusta que se rece.

Hijos míos, no dejéis de rezar un solo día el Santo Rosario”.