Año 1982. Nuestra Señora de Soufanie, Siria

018.ns de soufanieh

El 22 de noviembre 1982, Myrna, católica, acompañada de una amiga ortodoxa y una musulmana, rezaban por la salud de su cuñada que estaba muy enferma. Mientras rezaban, la musulmana observó que de las manos de la Virgen María apareció una luz. El 27 de noviembre una pequeña imagen de la Virgen con el niño Jesús en sus brazos, que colgaba sobre la cama de los padres de Myrna, empezó a exudar aceite y al mismo tiempo desde las manos de Myrna. Ella puso sus manos sobre el cuerpo de la enferma y ésta sanó inmediatamente.

Debajo de la imagen juntaron 4 platos del milagroso aceite. Myrna, acercándose al milagroso ícono, escucho la suave voz de una mujer:
“Myrna, no tengas miedo. Estoy contigo. Abre las puertas de tu casa y no prives a nadie de verme”. La imagen siguió sudando aceite por 4 días, llenando numerosos recipientes. Un día se juntaron sacerdotes, un médico y oficiales de seguridad para examinar la imagen. Sacaron al ícono de su marco y lo rompieron. Se dieron cuenta que el aceite que salió de la imagen de la Virgen era autentico. Consternados, el médico dijo a los oficiales: “Dios es grande”. Examinando al aceite se comprobó que era el mismo aceite que se usa para la unción sacramental.

El 18 de diciembre la Virgen apareció a Myrna y le dijo:
“Mis niños, recuerden a Dios, porque Dios está con nosotros. Ustedes creen que lo saben todo, pero no saben nada. Vuestro conocimiento es conocimiento imperfecto, pero un día sabrán todo como Dios nos conoce. Hagan el bien a los que hacen mal. No traten a nadie mal”. Nicolás, el padre de Myrna, pidió que la Virgen les dé más aceite para curar a más enfermos. La Virgen respondió:
“Yo les di más aceite del que pidieron y sin embargo te daré algo mucho más fuerte que el aceite. No les pido dinero para darle a las iglesias, ni para distribuir a los pobres. Pido amor. Quienes distribuyen dineros a las iglesias y a los pobres, pero no aman, no son nada.”

Myrna sufrió las 5 llagas de Cristo desde el 26 de octubre de 1983. Por las constantes visiones, se había apartado algo de su marido, el cual reclamó por eso. La Virgen apareció y dijo:
”No he venido a separar. Tu vida matrimonial permanecerá. ¿Te gustaría venir a mí? Ven. Es suficiente que quieras venir. No permitan que mi corazón este dividido por vuestras divisiones. Mi hija, te daré un regalo por tus fatigas”.

El regalo fue el nacimiento de una hija.
Las apariciones han sido aprobadas por la Iglesia Católica y la Ortodoxa.

Año 1983, Segunda Guerra Civil del Sudan.