Año 1986. Nuestra Señora de Belpasso, Italia

019.Rosario Toscano

La Santísima Virgen se manifiesta a Rosario Toscano, un joven de 15 años, en su casa de Catania con tres apariciones preparatorias: el 4, 5 y el 7 de mayo de 1986. Luego tuvo 33 apariciones de la Inmaculada Madre de Dios desde el 11 de mayo de 1986 al 1° de mayo de 1988. En Belpasso han sido muchos los testimonios de sanaciones, conversiones y otras gracias a los peregrinos.

El mensaje del 11 mayo de 1986, pone de relieve la importancia de la celebración eucarística y de la fe. En la segunda aparición, pone la atención sobre las realidades celestiales e invocar a los ángeles como ministros de la gloria de Dios contra las potencias del maligno.

Desde la 3° a la 11° aparición, los mensajes se concentran en la acción del Espíritu Santo, amor infundido en los corazones y que se manifiesta junto con el Padre y el Hijo en la creación.

Desde la 12° a la 18° aparición, del 1° mayo al 1° octubre de 1987, los mensajes denuncian las estructuras de pecado presentes en el mundo de hoy, evidenciando sus consecuencias, llamando la atención sobre el destino próximo de la humanidad.

Desde la 19° hasta la 24°, el 1°de octubre de 1987, los mensajes subrayan el aspecto cultural: Roca de Belpasso, capilla para celebrar, procesiones, rito de penitencia, la plegaria de cada jueves, la caridad solidaria y el sacrificio.

De la 25° a 27°: La Virgen muestra en síntesis sus conocidas exhortaciones.

De la 28° a la 32°, el 1° de mayo de 1988, los mensajes están concentrados en el tema del Reino de la Paz de Nuestro Señor Jesucristo que, por medio del Corazón Inmaculado de su Madre, quiere habitar en medio de los hombres, contraponiéndose a una ilusoria idea de paz, según la lógica humana.

La Virgen afirma: ”Luego del período de paz que concederé al mundo por medio de mi Corazón, sucederá que muchos se alejarán de Dios y se avergonzarán de Él. Terminado el período de paz, sucederán muchos eventos desagradables para cada familia, para cada ciudad, para cada nación, para el mundo entero. Esto será porque muchos buscarán situaciones cómodas y se olvidarán de Dios y de sus leyes. La Iglesia tendrá mucho que sufrir.