Año 1985. Aparición de la Virgen en Naju, Corea

020.pueblo de naju

El 29 de junio de 1985, a las 11.50 de la noche, una estatua de la Virgen, que tenía el matrimonio Julio Kim y Julia Youn, católicos, 4 hijos, empezó a llorar.

El 29 de junio Julia hizo una visita a ancianos enfermos. Regresó a casa muy fatigada, pero, sin embargo, rezó el rosario. Fue entonces cuando vio brotar lágrimas de la imagen por primera vez.

La noticia se propagó. Algunos días acudieron hasta 3 mil personas, en un país donde no hay más de un cuatro por ciento de católicos. La policía se inquietó.

Las lágrimas fueron abundantes durante dos meses y medio, y luego empezaron a espaciarse.

Julia, por consejo de la Virgen, abandonó su peluquería popular, donde frecuentaban las prostitutas del barrio. Recibió de la Virgen mensajes llamando a la oración, a la conversión, a la reparación, a la penitencia, así como otros, especialmente dirigidos a los sacerdotes.

Las primeras lágrimas fueron normales, pero los días 19, 20 y 21 de octubre de 1986 brotaron lágrimas de sangre. El 25 de octubre las lágrimas de sangre manaban mezcladas con lágrimas corrientes.

El párroco, Johan Park Hi-dong llevó la imagen a su casa para ver si continuaba llorando. La imagen dejó de llorar. El 2 de febrero de 1987, Raymond Spies, misionero belga, aconsejó al párroco devolver la imagen a Julia, porque es a ella a la que la Virgen transmite sus deseos.

Devolvieron la imagen a Julia y volvieron a salir agua y sangre. El 23 de abril lloró abundantemente durante 6 horas. Pidió a Julia que rezara por los sacerdotes de todo el mundo.

Julia y su familia se habían cambiado a un departamento.

El 10 de mayo la Virgen lloró toda la noche. Después Julia fue presa de unos dolores atroces, tenía la sensación de compartirlos con la Virgen. Al día siguiente tenía dificultades para caminar.

El 30 de junio, segundo aniversario de las primeras lágrimas, los visitantes fueron numerosos. El párroco celebró una misa en el departamento. La gente se acumuló en el departamento y en los pasillos. Los vecinos reclamaron. Entonces se pensó en buscar un terreno capaz de acoger la imagen y sus numerosos visitantes. Hoy ya está adquirido.

El 24 de julio la imagen lloró de nuevo. ¿Por qué? Julia responde:
“Las personas, después de haber dado señales de arrepentimiento, no perseveran, no reparan, no se mortifican. Rezan poco. La Virgen pide que se obedezca al Papa, a los obispos, a los sacerdotes, porque ella sufre por los errores que invaden la Iglesia. El control anárquico de la natalidad, destruye el carácter sagrado de la vida humana. Hay que detener por todos los medios los abortos. Hay que rezar por los padres que matan a sus hijos por medio del aborto y por los que los ejecutan. Hay demasiadas comuniones sacrílegas. No juzgáis a los demás.
18 de agosto, lágrimas normales

15 de septiembre, lágrimas de sangre.

19 de octubre, nuevas lágrimas. Este día, la Virgen pide a Julia que participe en los dolores de su Hijo. Ella acepta, pierde el conocimiento y su cuerpo queda en la posición de Jesús en la cruz. Aparece sangre en el centro del pie. Aquello duró cerca de una hora y media.

Las lágrimas continuaron hasta el 26 de diciembre, siguieron el 13 de enero y el 4 de febrero. Entonces cesaron hasta la primavera.

Entre el 29 de enero y el 4 de febrero Julia recibe los estigmas, ésta vez en las manos, con profusión de sangre.

El Arzobispo de Kwanju informó que ha ido al terreno donde se encuentra la capilla, a la que se prefiere llamar “Sala de la Virgen”.

Años 1987-1993, Primera Intifada. Población de Gaza y Cisjordania contra ocupación israelita