Año 1990. Santa María del Pilar, Uruguay

026.SantaMaria del pilar

Un jueves de marzo de 1990, cuando Addis Silveira (Ada) de 53 años, casada, tres hijos, estaba rezando el rosario, la Virgen le habló por primera vez. Ella no sabía lo que pasaba, e incluso pensó en alguna insania mental. Cada vez que se ponía a rezar, le venía la locución de María.

Los primeros mensajes fueron:
“No tengas miedo, he venido por todos”. Le pedía rezar el rosario en grupo. Recibía una catequesis de María. Durante algunos meses Ada conversó con vecinos y familiares del tema. Fue así que decidieron en conjunto un rezo comunitario del rosario el 15 de septiembre en su casa. A su sobrina mandó a encuadrar un poster de “La Dolorosa”.

El 14 de septiembre Ada estaba triste, porque su hija le dijo que no podría traer una cuadrilla de plantadores de árboles, que iban a ir al rezo, porque se había roto la camioneta y su sobrina le comunicó que el poster no estaba listo.

Fue ese 14 de septiembre la primera vez que vio a la Virgen en medio de una luz intensa. Ella estaba parada en la puerta de su casa y le dijo:
“No te preocupes, todo va a estar bien”.

Al otro día llegaron los plantadores y la sobrina trajo el poster. A partir de ese momento la Virgen se comunicó periódicamente con ella, cuando rezó el Rosario y en ocasiones cuando necesitaba ayuda.

El Rosario Comunitario lo rezan cada 1° y 3° sábado del mes.

La Virgen estableció que ese lugar era “Tierra Sagrada” y que venía a hacer su obra para todos, la “Obra de María”.

Con sus mensajes, ella ha ido guiando su Obra, pidiendo que se ocuparan de la alimentación y estudios de los niños de la zona, catequesis y bautismos, que se atendiera a los ancianos, que se celebraran misas en casa de Ada y que se construyera un oratorio.

El mensaje general que da la Virgen, es de conversión, oración, en especial, el rezo del Rosario, unida a la acción, ayuno, penitencia, confesión, eucaristía, apoyo a los sacerdotes, fidelidad a la Iglesia, lectura de la Biblia, concurrencia a misa, adoración al Santísimo, actuar con amor a Dios y a las personas.

La Virgen promete paz, sanaciones, trabajo y alimentos:
“No tengáis miedo, pondré en vuestras vidas ángeles terrenales”.

En 1992 se realizó la primera misa al aire libre. En 1994 se inaugura el oratorio. La capilla guarda un libro donde se anotan los testimonios de los milagros.

La Virgen indicó en varias oportunidades, que el agua del pozo de la casa de Ada posee poderes sanadores, al igual que el agua de la Obra. Pide incesantemente que no se corte el acceso al agua a los fieles. Los peregrinos han visto en más de una oportunidad la danza del sol y como la imagen de María Santísima de la capilla cambia de color al rosado intenso o al celeste, cuando está dando la bendición.