Año 360. Nuestra Señora de Las Nieves

NsenoradelasNieves

Cerca del año 360 vivía en Roma un noble, llamado Juan Patricio, quien no pudo tener hijos en su matrimonio. Él y su mujer pertenecían a la más alta nobleza. Eran fieles católicos que contaban con una cuantiosa fortuna, de la que gran parte destinaban a la limosna. Los nobles esposos comenzaban ya a ser ancianos y, pensando en el mejor destino de la herencia que dejarían al morir, pidieron a la Virgen María que los iluminara. La Madre de Dios respondió a sus oraciones en sus sueños, por separado y les dijo que deseaba que construyeran un templo en su honor, en el lugar que ella iba a indicar.
Sucedió que en la mañana del 5 de agosto, un día muy caluroso del verano romano, la cima del monte Esquilino apareció cubierta de nieve. Los esposos fueron enseguida a contar su versión al Papa y resultó que él también había tenido el mismo sueño. De esta manera la Santísima Virgen manifestó su deseo de que allí se levantara un templo. El Papa hizo preparar los planos y el patricio Juan y su esposa, financiaron la obra. Lamentablemente de esta antigua construcción no quedaron casi restos. Ochenta años más tarde, el Papa Sixto III reconstruyó el templo que hoy es la basílica “Santa María la Mayor”. La iglesia dedicada a la Virgen es la más antigua del Occidente.
Durante el pontificado de San Gregorio el Grande (590-604), una peste terrible arrasó con la ciudad de Roma. El pontífice ordenó que se hiciera una procesión penitencial hasta “Santa María la Magiore”, en la cual él mismo llevaba una estatua de la Virgen.
Durante la procesión 80 personas murieron, pero el pontífice continuaba sus oraciones. Cuando llegaron al puente que cruza el rio Tíber, oyeron cantos de ángeles. De pronto sobre el castillo, que hoy se llama de San Ángelo, se apareció el arcángel San Miguel. En su mano derecha llevaba una espada que metió en su vaina. En ese mismo momento cesó la peste.

Primer Concilio de Constantinopla, año 381.

Se ocupó de las herejías de los mecedonianos y eunomianos (anomeos). Perfeccionó el símbolo niceno, proclamando el Credo niceno-constantinopolitano.

Año 410, los Visigodos conquistan Roma, España (Toledo) y al sur de Galia (Toulouse).
Año 429, los Vándalos invaden Galia , España y el Norte de África.

Concilio de Éfeso, año 431.

Proclamó la maternidad de María, la Theotokos. El símbolo de Éfeso precisa las dos naturalezas, humana y divina de Cristo, que están unidas sin confusión y por lo tanto María es verdaderamente “Madre de Dios”.

Año 452, Átila, el “Azote de Dios”, llega con sus bárbaros a Mantua. El Papa León I. le persuade y le pide retirar sus hordas, lo que Átila cumplió.
Año 486 , los Francos se independizan del Imperio Romano y su rey Clodovico se convierte al cristianismo.
Año 489, los Ostrogodos invaden Italia y aceptan la religión cristiana.

Concilio de Calcedonia, año 451.

Trató de las herejías de quienes negaban a Jesucristo la naturaleza divina o humana o las confundían.

Segundo Concilio de Constantinopla, año 553.

Condenó la herejía de los “tres capítulos”, confirmando la doctrina de los Concilios anteriores sobre la Trinidad, la divinidad de Jesucristo y maternidad divina de María. Condenó el Monofisismo.

Peste de Justiniano. Siglo VI. Se expande por Turquía, Egipto, la Costa sur del Mediterráneo y el Valle del Nilo. Fallece el 25% de la población de los países costeros del mediterráneo.

El Islam.

Para los musulmanes, el libro sagrado es El Corán, tal como es la Biblia para los judíos y los cristianos. Fue revelado por el Arcángel Gabriel a Mahoma entre 610 y 632. En él se menciona a María con un muy profundo respeto y los islamitas aceptan con fervor la Inmaculada Concepción, su Santidad Purísima y su calidad de Siempre Virgen. El Sagrado Corán 3,42 dice textualmente:
”Y cuando los ángeles dijeron: María, Alá te ha escogido y purificado. Te ha escogido entre todas las mujeres del universo.”