Año 1994. Reina del Rosario y de la Paz de Itapiranga, Brasil

034.Vidente edson glauber itapiranga

El vidente Edson Glauger relata: El sábado 30 de abril 1994, mientras rezaba el rosario con mi familia y amigos en mi casa, escuché una voz muy suave: “Oren con el corazón”.

Miré alrededor, pero no vi a nadie fuera de nuestro grupo. Seguí rezando y en el tercer misterio volví a escuchar: “Rezad el Rosario todos los días”.

Nuevamente miré y no había nadie más que nosotros. Cuando rezábamos el Salve Reina, nos arrodillamos, miré las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María, los que estaban colgados en la pared. Vi que estaban diferentes, como si hubieran tomado vida. En ese momento escuché una voz, proveniente de las imágenes: “Estoy por llegar, esperen”.

Hablé con mi madre sobre este asunto. El mismo hecho le ocurrió a mi madre cuando la Virgen se hizo sentir por segunda vez. Ella fue de inmediato a mi cuarto, me despertó y me conto lo que había visto.
El lunes 4 de mayo 1994, a las 4 de la mañana, mi madre, María Carmen, rezaba el rosario. Cuando estaba terminando el último misterio, fue sorprendido por una luz radiante, en la cual apareció una joven, vestida de blanco. Tenía los pies delicadamente apoyados en una nube y en sus manos sostenía un Rosario. Le dijo a mi madre: “Orad, orad”.

El 21 de mayo, rezando con mi familia y los amigos, Edson preguntó a la Virgen: ¿”Quién se está apareciendo a mi madre y hablando conmigo”?
Ella respondió:  “Yo soy la Bienaventurada Virgen María, la Madre de Jesús”.

El 31 de mayo, después de haber oído a la Virgen, dando mensajes cortos, la vio por primera vez, cuando estaba en la pieza de su hermano, rezando el rosario. En la cómoda había una pequeña imagen de Nuestra Señora Mística. Mi madre se unió a mí en la oración del tercer misterio. Entonces la imagen de la Virgen quedó iluminada y comenzó a crecer hasta convertirse en una persona normal. No vi nada más, solo a la Virgen que estaba frente a mí, viva y sonriendo, con las manos unidas en oración y mirándome. Abriendo sus manos, fue bajando los brazos, como si estuviese derramando gracias sobre nosotros. A continuación desapareció.

En los días siguientes la Virgen comenzó a venir a menudo. Ella misma explicó que quiere ser conocida por sus apariciones en la Amazonía como la Reina del Rosario y de la Paz. Pide para que los ateos e incrédulos se conviertan, para que Dios aumente nuestra fe y también por la apertura de los corazones endurecidos.

Preguntando a la Virgen, por qué había elegido a una madre y su hijo, ella respondió:  “Porque quiero mostrar a mis hijos en todo el mundo el amor de madre que tengo con mi Hijo Jesús y el amor que tiene Jesús para mí”.

La Virgen bendice los objetos que las personas traen, que los videntes ponen en el altar, sobre el que ella aparece.

A veces pide a Edson que levante alguno de los objetos, los que ella besa o toca con las manos. También canta con ellos y si no es ella, es Jesús.

El 10 de octubre la Virgen apareció a María del Carmen y le pidió que su marido la llevara, junto con su hijo, a un lugar indicado por ella, donde existía una fuente. Cuando llegaron al lugar, después de haber rezado, ella apareció muy feliz, con las manos apoyadas en el pecho y dijo:
“Yo soy la Inmaculada Concepción, Yo soy la Virgen de la Gracia, la Madre de Dios y Madre de toda la humanidad. Mi Hijo me ha enviado para bendecir el agua de esta fuente”.

En ese momento bajó lentamente al terreno y se paró en la fuente, mojando sus pies. A continuación mojó sus manos en el agua, haciendo tres veces la señal de la cruz, bendiciendo el agua. Mirándonos maternalmente, nos dijo: “Yo, la Virgen María, Madre de Dios, posé mis santos y virginales pies y mojé mis santas manos en el agua de esta fuente. Todas las personas que beban de esta agua con fe y sin pecado mortal, haciendo un firme propósito de conversión y enmienda, recibirán la gracia, curándoles de sus males físicos y espirituales”.

1994, Guerra Civil en Ruanda. Entre el 6 de abril y el 16 de julio murieron aproximadamente entre 800 000 a 1 000 000 de personas tanto tutsis como hutus y 250 000 mujeres fueron violadas.