Año 2008. María Rosa Mística en San Juan, Argentina

043María Rosa Mística san juan

El Diario de Cuyo de la ciudad de San Juan, da cuenta de la aparición de la “Rosa Mística” el día 7 de cada mes desde julio de 2008. Esta aparición se produce en el cielo y en el hueco de un árbol, donde los fieles dejan flores, cartas y certificados médicos, pidiendo curaciones y también agradecimientos escritos directamente en el árbol.

Cuenta Alfredo Gonzalez, el cuidador del lugar de las apariciones en El Pinar:
“Mi mujer tenía un problema de columna desde hace casi 20 años. El 7 de agosto pasado vi a la Rosa Mística acá mismo y le pedí por la salud de mi señora. Al otro día, mi mujer ya estaba sanada. Ayer mismo, la imagen fue percibida por la gente en el cielo durante la mañana y por la tarde, sobre el tronco del eucalipto.
Cuenta que cada vez que está por aparecer la imagen, unos segundos antes, los leones del cercano zoológico se ponen a rugir y se siente en el ambiente el perfume de rosas. Rosa Benardini filmó con su celular una aparición de la Virgen. También filmó una danza que hace el sol. Alfredo llevó a su hija menor, que padecía de fuertes dolores en la cabeza, pidió por ella y los dolores no volvieron más.
La Virgen promete que su Hijo Jesús derramará abundantes bendiciones sobre quienes estén postrados en oración, en ese lugar los días 7 de cada mes, a las 10 de la mañana. También pide que se rece durante el mes el Rosario de 7 misterios, en especial los sábados en la mañana. Ella dice:
“Hijos míos, confíen en la oración, pues el hogar que han acogido cultiva paz y amor. Debemos estar en comunidad, lo que implica el respeto mutuo. En mi corazón acojo a todos mis hijos con sus angustias, suplicas y preocupaciones. ¿Sienten mis caricias, sienten mi voz, guiándolos? Estoy con ustedes por designio divino, oren, no cesen de orar, yo estoy a su lado. Solo deben creer, y sentirán mi presencia, amparándolos, amándolos. Soy la Madre tiernamente suplicante al Padre, por amor a mis hijos. Hijos, no empapeláis paredes con mis fotos, ni estén ocupados ni preocupados en saber si estoy, o no, quiero que me lleven impresa en vuestros corazones, pues ahí está mi voz, llamándolos”.