Año 2009. Virgen de la Reconciliación de Bríndisi, Italia

044.vidente de brindisi en extasis

El 5 de agosto de 2009 la Virgen apareció a Mario d´Ignacio en un olivo, cerca de su casa en Bríndisi. Ella lo invita a rezar el rosario todos los viernes al pie del árbol. En su primera aparición le pidió que no tuviera miedo y le dijo: “Mi hijo, el mundo se aleja día a día de los caminos del Señor, para seguir los pasos del Maligno. Haz penitencia y ora por la conversión de los pecadores, para reparar las blasfemias graves. Ora por la paz en el mundo, el que se está oscureciendo. Reza y haz rezar mucho, sobre todo el rosario”.

La Virgen apareció durante 10 meses, recordando a los múltiples observadores los Diez Mandamientos. En las vigilias y otros días especiales, la estatua de Mario sudaba profusamente aceite perfumado de rosas, un aroma intenso y dulce que se extendió por todo el jardín. Ella decía: “Una vez más estoy dando mi consuelo a través de este sagrado bálsamo que baja desde el templo de Dios”.

El 5 y 6 de marzo 2011 la estatua sudó nuevamente.