1973. Nuestra Señora de Akita, Japón

012.akita2

Desde el 12 de junio de 1973, la novicia japonesa Agnes Sasagawa, sorda y sanada milagrosamente, cuando oraba en la capilla delante una estatua de la Virgen. La Virgen se manifestó en múltiples ocasiones y comenzó a llorar en 101 ocasiones durante 6 años y 8 meses.

En la mano de Agnes apareció una llaga en forma de cruz. La estatua de Akita derramó sangre, sudor y lágrimas, según el testimonio de más de 500 cristianos, científicos no cristianos, incluyendo al alcalde budista del pueblo.

Resumen de los mensajes a Agnés:
“Como te dije, si los hombres no se arrepienten y mejoran, el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio. Fuego caerá del cielo y eliminará a gran parte de la humanidad, tanto a los buenos como a los malos, sin hacer excepción de sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados, que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que les quedarán serán el rosario y la señal dejada por mi Hijo. Rezad el rosario todos los días, rezad por el Papa, los obispos y los sacerdotes. La obra del demonio infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que se verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados, iglesias y altares serán saqueados. La Iglesia estará llena de aquellos que aceptan componendas y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor. Pensar en la perdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Solo Yo puedo todavía salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en mí, se salvarán”.

Años 1974-1994, Guerra Civil en Angola