s XII. Los siete Gozos de María

IgSanTomas.deCanterbury

En Inglaterra, en el siglo XII, el obispo Santo Tomás de Canterbury, solía recitar siete Ave María en honor de los Siete Gozos.
Después de un largo tiempo, la Santísima Virgen quiso darle las gracias y también pedirle más. Un día María se dignó a mostrarse a su siervo y le dijo:
“Tomás, tu devoción es muy gratificante, pero ¿por qué piensas solo en las alegrías que he experimentado en la tierra? Recuerda a aquellos que siguen mi participación en el Paraíso. Te prometo que Yo voy a consolar y presentar en el Cielo, en el momento de la muerte, a mis Hijos amados que rindan homenaje a todas mis alegrías…
Lleno de gratitud y confusión, el Santo respondió con humildad:
“Oh mi Reina, ¿cómo puedo acceder a su deseo si no sé cuáles son las alegrías que le hacen tan feliz ahora en el Cielo?”
La Santísima Virgen respondió a su fiel servidor:
“Siete veces al día, recita la salutación angélica en memoria de los siete gozos:"

  1. Los honores que la Santísima Trinidad me hace por encima de todas las criaturas.
  2. La Virginidad que me eleva por encima de todos los Santos y todos los Ángeles.
  3. El brillo de mi gloria que resplandece en el Cielo.
  4. El culto universal que me rinden los elegidos por mi título de Madre de Dios.
  5. La bondad con que Dios escucha todas mis oraciones.
  6. Las gracias que me dan los siervos en la tierra y la gloria que he preparado para ellos en el Cielo.
  7. El crecimiento de mi gloria hasta el día del Juicio Final.

Santo Imperio Romano Germánico, siglo XII.

Primer Concilio de Letrán, año 1123-1124
Convocado por el Papa Calixto II. Fue muy accidentado, tratándose de los asuntos de las investiduras, de la simonía, el celibato y el incesto.
 
Segundo Concilio de Letrán, año 1139.
El Papa Inocencio II afrontó el delicado asunto de los falsos pontífices, de la simonía, la usura, las falsas penitencias y los falsos sacramentos.