Año 1218. Beato Reginaldo de Orleans

reginaldo de orleans

En el año 1218, Reginaldo, de la Orden de los Predicadores, estando en Roma, fue liberado de una mortal dolencia y trance peligrosísimo, por la intervención milagrosa de Dios. En medio de los ardores de la calentura, la Reina del Cielo y Madre Misericordiosa, se le apareció y le dijo:
“Unge tus pies, tus manos y tu cara con oleo santo como preparación del Evangelio de la paz” y le mostró el hábito de la Orden.
Inmediatamente quedó sano, recuperando las fuerzas corporales. Los médicos, que habían dudado de su recuperación, quedaron maravillados.