Año 1256. La Virgen del Pozo

4virgen del pozo

Alguien arrojó una imagen de María a un pozo de agua que se encontraba en el establo de la residencia de un cardenal, cerca de Roma. En la noche del 26 de diciembre de 1256 se produjo el prodigioso hecho de que el agua del pozo empezó a brotar con tal fuerza, que elevaba la imagen de la Virgen a la superficie. El hecho fue reconocido como un milagro y el mismo Pontífice realizó una procesión hasta el lugar. Desde entonces esta advocación es conocida como “La Virgen del Pozo”. El proceso canónico de aprobación del milagro tuvo lugar en Roma y fue aprobado por el Papa Alejandro IV. Del pozo sigue brotando agua, que es llevada a los enfermos que sufren de depresión.

Segundo Concilio de Lyon, año 1274.

Convocado por el Papa Gregorio X, quien trató de unificar la Iglesia Griega, separada de Roma, desde el Cisma Oriental.