1295. Santísima Virgen María de Kursk

7holy virgin kursk


En la zona de Rilsk, un cazador encontró en el año 1295 un icono de la Virgen al pie de un árbol. Cuando levantó la imagen, empezó a brotar un manantial. Esto sucedió el 8 de septiembre de 1295. En el sitio del hallazgo se construyó una capilla, dentro de la cual se colocó al icono.
Cuando el Conde Vasily Chemiaka se enteró de este hecho, mandó a trasladar la pintura a la ciudad de Rilsk, donde fue recibida con mucho respeto y solemnidad. El Conde Chemiaka no participó en el evento y ese mismo día quedó ciego. Dándose cuenta que su comportamiento no era correcto, se arrepintió y mandó a celebrar una misa, a la que asistió lleno de fe y gran humildad. Después de esto el Conde recuperó la vista.
Pero el ícono no se mantuvo en ese lugar por mucho tiempo, ya que de forma milagrosa desapareció de Rilsk y apareció en las orillas del rio donde fue encontrado por el cazador. Los habitantes de Rilsk siempre lo devolvieron a su iglesia, pero la imagen volvía a su lugar de origen. Entonces decidieron dejarla en su capilla y allí continuaron las peregrinaciones. Las misas que se celebraban eran realizadas por el devoto cura Bogolub.
En 1383, la región de Kursk fue sometida a las barbaries de los Tártaros. Encontrándose con la capilla, trataron de incendiarla. A pesar de todos los esfuerzos, la capilla no se incendió. Entonces decidieron tomar preso a Bogolub, acusándole de realizar actos de hechicería. Bogolub les dijo que esto se debía a la protección de la Santa Virgen. Esto enfureció a los tártaros y tomando la imagen la rompieron y tiraron los pedazos en diferentes partes.
Después incendiaron la capilla.
Estando en cautiverio, el devoto Bogolub mantuvo la profunda fe, a pesar de las continuas e insistentes peticiones de los tártaros, quienes trataron de convencerle para que profesase las creencias tártaras.
Un delegado de Moscú, que visitaba la zona para hablar con el Kan, logró la libertad del cura.
Bogolub regresó al lugar en donde se encontraba la capilla y buscó en los alrededores las partes del icono. Cuando las juntó, estas quedaron pegadas y la sola marca que tiene es como si tuviese algo de rocío.
Todo el icono fue decorado con un marco de plata, bañado en oro, perlas y piedras preciosas por la Zarina Irina.
En 1618, el icono fue llevado a la catedral del monasterio “Známenie”-“Del Signo” en Kursk, donde permaneció hasta la Revolución.
La veneración de toda Rusia por el icono milagroso de Kursk llamó la atención de los socialistas revolucionarios, precursores de los bolcheviques. Con la participación del escritor Maxim Gorky resolvieron destruir el icono.
En 1898 colocaron una bomba que debería explotar durante la misa, pero estalló a las 2 de la mañana, destrozando al techo donde estaba el ícono. El pedestal y las paredes se agrietaron, pero a pesar de todo, el icono “Znamenie” quedó intacto, incluso el vidrio que lo cubría.
El 11 de abril 1918 el icono fue robado. Los habitantes de Kursk oraron con profunda fe a la Santa Virgen. Un día fue encontrado, dentro de un saco, sin los adornos.
Debido a la retirada de las tropas de los Blancos, el 31 de octubre de 1919, el icono fue trasladado al Oboyan y continuó su camino hacia Belgrado, Taganrog, Rostow, Novorossiysk, Constantinopla, Saloniki y al final a la capital de Serbia, Nich.El ícono fue trasladado muchas veces de lugar, debido a los revueltos tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Después de la llegada de las tropas soviéticas a Yugoslavia el Metropolitano Anastasio llevó el icono a Alemania el 8 de septiembre de 1944. Finalmente llegó a Norteamérica, Australia, Brasil, Chile y Argentina.
En el año 1993 el Metropolitano Vitaly llevó de vuelta al icono desde Australia.

Concilio de Viena, años 1311- 1312.

Este Concilio, convocado por Clemente V, se ocupó de los errores de los beguardos y beguins, de Pedro Juan Olivi. Abolió la orden de los Templarios.