Año 1336. Virgen de Las Flores de Bra

9VirgendelasFlores

En la ciudad de Bra, Italia, el 29 de diciembre de 1336, una mujer joven, a punto de ser madre, pasaba al lado de una columna votiva dedicada a la Virgen, en la periferia de la ciudad. Dos soldados que se habían escondido ahí la quisieron agredir sexualmente. La mujer, de nombre Egidia Mathis, al verse en peligro de ser violada, a pesar de su embarazo avanzado, se arrodilló ante la imagen de la Virgen pintada en la columna, invocando su ayuda. De la imagen surgió de pronto un rayo de luz que cegó a los hombres, los que huyeron precipitadamente. Luego, la Virgen misma se le apareció y la confortó durante algunos minutos y luego la visión desapareció.
Pero, debido a la emoción y al miedo, el parto tuvo lugar al instante, al pie de la columna. Con el recién nacido, envuelto en su bufanda, la joven madre consiguió llegar a la casa más próxima.
La noticia sobre este acontecimiento prodigioso se expandió rápidamente por la ciudad. La gente corrió en multitud hacia el lugar de la aparición.
Ahí encontraron un espectáculo extraordinario:
La columna estaba rodeada de un espeso zarzal cubierto de flores blancas, a pesar del clima riguroso de finales de diciembre (invierno). Desde entonces, el zarzal florece siempre el mismo día, salvo contadas excepciones.

En 1626 se erige un santuario con el nombre de la “Virgen de las Flores”.
Las floraciones fuera de estación, que se repiten desde hace más de 800 años, constituyen un auténtico enigma científico.
Las rosas florecen habitualmente una sola vez al año. No existe ninguna razón geofísica de corrientes subterráneas, electromagnéticas o hidráulicas que puedan explicar la extraordinaria floración invernal.
En tres ocasiones no hubo floración: En diciembre de 1877, cuando entró en agonía Pio IX, que promulgó el Dogma de La Inmaculada Concepción. Las otras en 1914 y 1939, vigilia de la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Guerra de los 100 años, Inglaterra-Francia, años 1337-1435.