1382. Virgen de Czestochowa, o Virgen Negra

12NSdeCzestochowa

El ícono de Nuestra Señora de Czestochowa ha estado íntimamente ligado a Polonia en los últimos siglos. Su historia previa a su arribo está rodeada de numerosas leyendas que remontan el origen del ícono a San Lucas, quien lo habría pintado sobre una madera de la casa de la Sagrada Familia.
Uno de los documentos más antiguos de Jasna Góra establece que la pintura viajó desde Jerusalén, vía Constantinopla, hasta llegar finalmente a Czestochowa, en agosto de 1382. A la Virgen Negra se le atribuye la milagrosa salvación del monasterio de Jasna Góra de la invasión sueca en la guerra de los 30 años, con lo cual se cambió el curso del conflicto. Este evento condujo al Rey de Polonia, Juan II Casimiro Vasa a coronar a Nuestra Señora de Czestochowa como Reina y Protectora de Polonia, el 1° de abril de 1656.
La sagrada pintura salvó a su templo de ser destruido por el fuego. La historia relacionada a los dos rasguños del rostro de la Virgen Negra, tiene su origen cuando un asaltante husita blandió su espada sobre la imagen y le infligió dos cortes profundos. Cuando el asaltante trató de infligir un tercer corte cayó al suelo y tembló en agonía hasta que murió. A pesar de que se repararon estos rasguños, volvieron a aparecer.
Debido a la Virgen Negra, Czestochowa es considerado como el Santuario más popular de Polonia.