Año 102. Madonna de la Scala

 madonna della scala200px

San Pedro y San Marcos evangelizaron Puglia. En Massafra, en el valle de Rosarum, construyeron una cripta dedicada a la Virgen María. Los Massafresi, en el año 102, pintaron en este lugar una imagen de la Virgen que llamaron “Prisca”. El año 324 hubo un fuerte terremoto que afectó a Massafra, Petruscio, Turio y Pacifae, que causó el derrumbe de las criptas, entre ellas la de la Señora Prisca.
Cerca de un siglo después, unos cazadores encontraron en una zona apartada, un ciervo delante de un fresco bizantino, que representaba a la Virgen y el Niño. Los hombres limpiaron la roca y la pintura con mucho esmero y después de haberla contemplado con devoción, fueron a Massafra para dar la noticia del hallazgo. Los Massafresi lo llevaron en una solemne procesión hasta la iglesia del pueblo. Pero por la mañana siguiente, la imagen había vuelto al sitio primitivo, dando a entender, que en ese sitio, debía ser custodiada. El pueblo construyó en el lugar una iglesia y al fresco le dio el título de “Madonna della Cerva”.
El 20 de febrero de 1743, a las 11 de la noche, se produjo un gran terremoto, afectando a muchas ciudades de la provincia de Taranto. Massafra salió ileso. La devoción popular atribuyó su salvación a la intervención de la Virgen. Desde entonces, el 20 de febrero fue declarado día festivo.