Año 1697. Nuestra Señora de la Consolación de Gyor

a11. catedraldeGyor

El 17 de marzo de 1697, en la Catedral de Gyor, miles de personas observaron durante la misa que de la pintura de la Virgen cayeron gotas de sangre, como de sudor. Cuando la imagen fue limpiada por medio de una tela, el sudor vino de nuevo y continuó durante tres horas. 

La noticia se difundió rápidamente y multitudes se apresuraron a llegar hasta el lugar, para presenciar este fenómeno milagroso.


Esta pintura tiene su historia:
Fue salvada por el obispo Lynch de Clenfort, Irlanda, cuando Cronwell en 1651 invadió Irlanda, persiguiendo a los cristianos. El obispo alcanzó a llegar al continente y tuvo muchos cambios de residencia. En Viena, el obispo de Gyor le invita como obispo auxiliar en su diócesis. Así llegó la pintura a Gyor, donde es venerada en la catedral. Se la conoce también como la “Madonna de las Lágrimas” o la “Virgen de Irlanda”.