Año 1699. Santa María de Nicula

a13.STmaria nicula

El 15 de febrero de 1699, un grupo de oficiales y soldados católicos del Regimiento estacionado en Gherla, fueron a la aldea Nicula, con ganas de ver una iglesia Ortodoxa, atraídos por el bello ícono de la Virgen María con el Niño. Se acercaron al ícono y para su sorpresa, notaron que de los ojos de la Virgen fluían lágrimas. Algunas mujeres del pueblo, que también estaban presentes en este milagro, enjugaron con sus pañuelos las lágrimas que caían de los ojos de la Virgen y que nunca cesaron. El ícono estuvo llorando durante 26 días. Hubo muchas personas enfermas que con solo tocar las lágrimas se curaban. Desde este momento, la Virgen María se convirtió en la esperanza de liberación de la esclavitud, las enfermedades y las necesidades. Los creyentes desarrollaron el hábito de peregrinación e iban cada año a pie, cantando:

“Madre, hemos venido a verte, para decirte sobre las dificultades que tenemos.”