Año 1711. Virgen Madre y Reina de la Misericordia de Rezatto

a15.SantuarioRezzato

Hacia el final del verano de 1711 la provincia de Brescia es golpeada por una epidemia seria con muchas muertes de bovinos. Los habitantes de Rezzato y de las comarcas vecinas, recurren a la Madonna de Valverde y programan una celebración solemne en el santuario para el 2 de octubre. 

El día anterior dos muchachos, Paolo Ogna de ocho años y Francesco Pelizzari de once, estaban recogiendo castañas en la colina de San Pietro, cerca del pequeño lago del santuario. Cuando estaban por volver a casa, miraron a la capilla del lago y vieron sobre el techo un resplandor de luz que los sorprendió. Mirando con mayor atención, vieron en medio de aquella luminosidad una mujer vestida de blanco y resplandeciente como el sol. Se sentía una suave brisa perfumada, lo que también sintió una mujer que trabajaba cerca de ese lugar. La curiosidad los hace correr hacia el lago. La mujer se arrodilla y reza. Los dos muchachos gritan extasiados: ¡”Esta es la Madonna”! Arrodillados delante de ella, rezan el Salve Regina.

La visión pronto desaparece. Los muchachos corren para contar lo sucedido. La gente va de inmediato al santuario, segura que la epidemia cesará y así fue. Como la capilla del siglo XII era inadecuada para recibir el flujo de peregrinos los “rezzate” construyeron un santuario más espacioso. El Papa Juan XXIII dijo: ¡”Rezatto! Tengo aquí en mi corazón el hermoso santuario que he visitado”.