Año 1797. Nuestra Señora de la Misericordia de Absam

a21.altar absamEl 17 de enero 1797, Rosina Bücher, de 18 años, cosía tranquilamente en la mesa familiar, cuando sintió un miedo repentino. Su padre estaba trabajando en las minas de sal, de repente, vino a su mente y temió que hubiera sufrido un accidente. Instintivamente miró por la ventana y vio un espectáculo inesperado. La imagen de una hermosa joven había aparecido en el cristal de la ventana de su lado. Llamó a su madre, quien también la vio y ambas pensaron que debía ser la Santísima Virgen. Se pusieron en contacto con el párroco y alertaron a los vecinos. Todos coincidieron que la imagen era un retrato de la Virgen María.

La madre de Rosina quedó preocupada porque la imagen fuera una mala señal. En cambio Rosina esperaba que fuera un mensaje de que su padre y su hermano volverían a casa de manera segura, a pesar de su premonición.

De hecho lo hicieron e informaron de que habían escapado milagrosamente de un accidente en la mina. El párroco removió el cristal para que fuera examinado por los expertos. Ellos descubrieron que la imagen desaparecía cuando se sumergía en el agua, pero volvía a aparecer, cuando se secaba. El origen de la imagen fue declarado indeterminado Tanto el párroco como el Obispo declararon que la imagen era milagrosa.

La ventana fue devuelta a la familia Bücher, pero a petición de los habitantes del pueblo la donaron a la iglesia parroquial para su veneración. La noticia se extendió rápidamente y los peregrinos comenzaron a reunirse en Absam a rezar ante la imagen.

Pronto comenzaron a producirse curaciones milagrosas, después de rezar a “Nuestra Señora de Absam”.